sábado, 22 de febrero de 2014

Las editoriales y las diferencias entre ellas.

¡Hola!

Hoy vamos a hablar sobre lo relativo a editoriales. Para algunos, las cosas están muy claras; para otros, no tanto. Por eso, veamos lo que podemos sacar en claro sobre el tema.

Cabe destacar que hay tipos y tipos de editoriales, igual que hay diversas plataformas editoriales en internet, cada una con sus propias condiciones, y miles de imprentas disponibles a las que acudir con nuestro manuscrito previamente alistado y su ISBN correspondiente.
Una editorial no implica éxito, así como el ir por libre no implica el destierro editorial. Todo autor puede intentar salir adelante aunque, según mi creencia, todo éxito va condicionado al empeño que se ponga.

Los puntos a tratar van a ser: Tipos de editoriales, comparaciones y diferencias entre ellas, control sobre las ventas, PVP y su reparto.

Primero que nada, debemos terminar de escribir la historia y hacerle un lavado de cara para que sea "presentable" a editores si es que optamos por ello. Una vez eso esté hecho, podemos empezar a debatir las opciones que tenemos, según nuestros recursos y nuestras preferencias.


Tipos de editoriales:
  1. Editorial convencional
  2. Con Coedición
  3. Con Auto edición
  4. Editoriales "nuevas"

1) La editorial convencional es lo que conocemos como "las de toda la vida". Aquellas que publican y se encargan de que el camino del autor sea lo que él realmente esperaba. Promoción, consejo, guia, y todas las funciones de una editorial (más abajo hablo sobre ello). 

2) ¿Qué es una editorial con coedición? Una en la que, según te dicen, los costes de lanzamiento y promoción de un libro van repartidos a partes iguales entre autor y editorial. En realidad, es una gran mentira. Son como las del punto 3, el cual tratamos en un momento, pero camufladas. Es más atractivo decir "tu un 50% y yo otro 50%" que decir "tu el 100%", ¿no? Pues eso, es lo que nos venden, el 50% siendo en realidad un 100%.

3) ¿Cómo va a haber editoriales de auto edición? Pues sí, señores, las hay. El autor corre a cargo de todos los gastos y se auto edita pero con el respaldo de la empresa.

4) Las editoriales nuevas son eso, nuevas. De unos pocos años para acá y que, además, dan oportunidad a autores noveles y no le suponen, en mayoría de casos, un coste al autor. Eso sí, puedes encontrarte con que después quedes desencantado con ellas porque no sean lo que esperabas.


Comparaciones y diferencias entre ellas:

Las convencionales se hacen cargo de todos los gastos de edición y el contrato, habitualmente, suele ser de varios años y contempla un número considerable de ejemplares, más de dos mil, y toda una campaña de promoción y distribución a servicio del escritor. Además puede llevar de premio un suculento adelanto sobre las ganancias de las ventas. Estas editoriales, hoy día, no suelen publicar trabajos de autores noveles. Es una apuesta arriesgada, más sabiendo cómo está el mercado, así que sus autores normalmente son conocidos a nivel nacional e internacional. Hay excepciones, pero son escasas y algo novedoso; la práctica consiste en mirar las obras auto editadas que tienen gran éxito en Amazon y contactar con los escritores en caso de ser de su interés.
 Las editoriales con coedición, como ya he dicho, te venden la moto de que los gastos van mitad y mitad, pero no debemos confiar en ello pues el coste suele cargarse en las espaldas del autor. Hay buena promoción por su parte y hacen el trabajo completo, el que haría una convencional, al fin y al cabo el autor paga por ello. La mitad o el total, pero paga por unos servicios y deben darlos. Algunas publican a autores noveles, puedes probar a enviar tu obra y rezar por un contrato en condiciones.
Las de auto edición, tienen un punto positivo. Cabe decir que si quieres que tu libro esté en librerías debes tener respaldo editorial. Por lo que he podido averiguar a través de escritores que emplean este tipo de editoriales, es lo mejor si quieres auto editar y dispones del dinero para hacerlo. El autor tiene el control de las ventas, pero es algo de lo que os hablo un poco más abajo, en esta misma sección del post.
Las editoriales nuevas son, podríamos decir, una versión cutre de las convencionales. Éstas publican a autores noveles y sin que éstos paguen por ello. El contrato normalmente es de un año, con tiradas pequeñas (de 50 a 100 ejemplares) y una cláusula en la que se expresa la obligación del autor de vender X ejemplares en la presentación (algunas dan de plazo una semana desde ese día) de cuyo importe se ha de hacer abono a la editorial.
La editorial maqueta, corrige, diseña la portada y te dice que te hará promoción. Bien, veamos esto con detalle... No todas disponen de corrector y es el autor el que debe enviar la obra previamente corregida, como dije en posts anteriores puede ser pagando a un profesional por ello o haciéndolo uno mismo. Los diseñadores, trabajan en la portada y pueden, o no, lograr hacer una que te agrade, por lo que siempre aceptan una previamente hecha con su correspondiente permiso de cesión firmado por quien la diseñó. Respecto a la maquetación, debes pedir que te envíen un pdf del resultado para comprobar que todo esté como quieres antes de que se mande a imprenta. Digamos... que no siempre tiene la calidad que tendría con una editorial convencional. La promoción; bueno, eso sí que no. Su promoción generalmente se limita a un anuncio del lanzamiento en cada una de sus redes sociales (facebook, twitter y, ahora, pinterest o similar) y en la propia web de la editorial, preparar medianamente la primera presentación y, bueno, poco más. Mandan por mail al autor un cartel que él ha de imprimir y repartir, con lo cual eso se lo ahorran ellos tanto en dinero como en tiempo y esfuerzo. Por otro lado, no suelen colaborar en lo que se refiere a proporcionar ejemplares para reseñas en revistas, diarios, blogs y webs. Es el autor el que debe buscarse las habichuelas para que se le reseñe la obra, para tener entrevistas, para que su nombre empiece a sonar y el boca a boca empiece a funcionar. 

Analizadas las cuatro, sigamos. Todas las editoriales deben tramitar el ISBN y encargarse del depósito legal, así como SIEMPRE ha de ser el autor el que se encargue del registro de los derechos sobre la obra. Las editoriales deben organizar a los profesionales de su empresa a cargo de la obra y cumplir con sus obligaciones como editorial que son. 
 
En lo que a diseño y maquetación se refiere, cuando lo revises, lo que esté mal, hazlo cambiar. En ocasiones se pondrán quisquillosos con que no se hagan tantos cambios pero estás en tu derecho y debes ejercerlo.

Veamos la calidad y disposición. En las tres primeras, será todo tal cual se acuerde entre ambas partes. Es decir, si el autor quiere papel ahuesado y/o tapa dura, lo expresará a la editorial y ésta le informará sobre los posibles cambios en el precio del servicio editorial y en la repercusión sobre el PVP del producto final. Normalmente la decisión final será del autor, aunque en el caso de las convencionales puede suceder que no sea así, pues ellas ya son expertas en el tema y saben bien cómo debe ser la calidad de la impresión y todo lo relacionado, cosa que le explicarán claramente. En el caso de la última, las que son nuevas, no es así. Para empezar no siempre les agrada que el autor quiera meter baza, aunque sea lo más lógico. Las hay que solamente imprimen en papel normal, blanco y, en ocasiones, de resultado sobrio y seco. También tienden a imprimir siempre tapa blanda, eso sí, con una capa de brillo porque si solamente pudiese ser mate ya sería el remate. El resultado, en conjunto, puede ser realmente bonito, depende del diseño, por lo que recomiendo supervisar muy mucho todo el asunto.

Debemos tener en cuenta, a la hora de enviar el manuscrito a las editoriales, otra cosa más. Las convencionales, las de coedición y las de auto edición, unas veces los leen y otras no. Cuando tarden muuuucho en contestar, es decir, que creas que no vas a recibir respuesta tras unos dos o tres meses, es que le están dedicando tiempo a analizarla. Así que no te sorprendas si mucho después, cuando ya no lo esperabas, recibes un correo en que te dan una respuesta (yo conozco un caso en que le llegó una respuesta positiva dos años después de enviar el manuscrito). En ella puedes esperar desde el No rotundo, a un Sí que te dejará loco de alegría, pero puedes encontrar también un analisis de tu obra. En dicho analisis, te dirán, punto por punto, todo lo que creen oportuno. Desde que debes corregir determinados detalles, que empleas mal algunos términos, un resumen de la historia bastante extenso con los puntos que debes mejorar para que la historia sea más fluida y atractiva. Incluso pueden diseccionar tus personajes y decirte si algo es... ilógico en ellos o, por el contrario, que te indiquen todo y te feliciten por tu trabajo. Ese último supuesto tiende a ir acompañando al Sí.
Las editoriales del punto cuatro, leen más bien pocos o bien poquito de cada uno. Corren incluso rumores de que  publican todo aquello que les llega sin siquiera mirarlo y que eso se demostró con un experimento grabado en que enviaban dos personas distintas la misma obra a la misma editorial, con poco tiempo de márgen y con una calidad narrativa bastante mediocre, y que a ambos se les dijo que sí y les adjuntaban una proppuesta de publicación. Eso, según se dice, se realizó con varias editoriales para comprobar que el "problema" no era solamente con una en concreto. Pero, como digo, son rumores.


El control sobre las ventas.

Lo más común es que sea la editorial la que lleve la batuta y el control sobre los ejemplares. Debe "rendir cuentas" de las ventas al autor periódicamente, según se establezca en el contrato, informando de cuántas ventas de versión digital y física han acontecido desde la firma del contrato, así como del importe que se le pagará al autor cuando corresponda. Cada editorial establece lo relativo a ello, en mi caso es una vez al año.
En el caso de las editoriales de auto edición, no es así. En ese caso, según sé, es el autor el que se encarga de todo lo relativo a la impresión y distribución del ejemplar. Pongamos de ejemplo una primera tirada:

Contactamos con la editorial, nos ponemos de acuerdo con ellos, firmamos el contrato, y empezamos. NOSOTROS vamos a una imprenta y sacamos los ejemplares, pongamos que 300 en tapa dura y que nos cuesten 3.000€. Pagamos NOSOTROS la impresión y nos los llevamos a  nuestra casa. Si hemos acordado que se le envían 50 a la editorial para que ella venda por internet, por ejemplo en su web, se le envían y nos quedamos los 250 restantes. NOSOTROS contactamos con las librerías blandiendo "la bandera" simbólica de que tenemos respaldo editorial y X librerías aceptan vender nuestro libro, por lo que empezamos a repartir. De lo que quede, podemos vender donde queramos: Amazon, Internet en general, presentaciones y actos a los que acudamos e incluso a los lectores directamente ya sea en persona o desde una web nuestra, por ejemplo. Cuando la editorial acabe los 50 ejemplares, tendrá que pedirnos más para poder seguir vendiendo, por lo que le daremos otros tantos de los que nos queden y, en caso de no quedarnos, sacaremos una nueva tirada. 

Así SIEMPRE sabremos los que vende REALMENTE la editorial y nosotros mismos así como lo que ganamos. En el resto de casos, es común tener dudas sobre si las ventas que se nos informan son las reales o nos están engañando, sobre todo al tratarse de las editoriales de los grupos 2 y 4.



Reparto del PVP: Precio de Venta al Público.

Como a mi me dijeron en la editorial con que publiqué mi primera novela, el pastel no se reparte entre editorial y autor, no. Se reparte entre editorial, distribuidor, librería y autor. El autor se lleva solamente un 10% del PVP del formato físico y alrededor de un 30 o 35% del PVP del digital. En el caso del físico, en papel, es un 10 para el autor, un 20 para editorial, un 30 para distribuidor y un 40 para librería. Yo sé que no todas se llevan el 40 sino un 30, pues yo misma en persona he contrastado el dato, lo que no sé es qué sucede con ese 10% que queda en el aire. Deduzco que se lo queda la editorial, pues es la que reparte el pastel y ya se sabe lo que dicen: el que parte y reparte, se lleva la mejor parte.
¿Qué sucede con las editoriales de auto edición si somos nosotros los que distribuimos y hacemos todo? Bueno, en este supuesto, sacamos más de un diez por ciento. Pagaríamos a la editorial su 20% de todas las ventas y descontaríamos el 30-40% de las librerías en el caso de los ejemplares vendidos en ellas. En ese caso, del 100% nos quedaríamos con un 40-50%, pues el porcentaje del distribuidor sería para nosotros. De los vendidos fuera de librería, sacaríamos hasta un 80%. 

Ejemplo del 80% (fijándonos en el ejemplo del apartado anterior): 

Si cada ejemplar lo vendemos por 20€, serían 16€ para nosotros. PVP X 80 / 100 = beneficio bruto ejemplar.
De ahí, debemos descontar los 10€ que nos costó sacarlo, con lo que nos quedarían 6€ completamente limpios para nosotros. Beneficio bruto - coste impresión unidad = beneficio neto ejemplar
Si vendemos los 300, tendremos 6.000€ en las manos antes de repartir y descontar. Total ventas X PVP = beneficio total bruto.
Al hacerlo es facil darse cuenta de que nuestro porcentaje corresponde a 4.800€, de los cuales hemos de descontar los 3.000 que nos costó la fabricación. Nos quedan limpios 1.800€ que podemos emplear para la siguiente tirada. Beneficio total bruto X 80 / 100 - coste de impresión total = beneficio neto total.
Así y a más tardar, al sacar la tercera tirada, habremos recuperado la inversión inicial.

Otro punto. El PVP tampoco queda exento de diferencias entre un tipo de editorial y otro e, incluso, entre las del mismo tipo. Como dije antes, las características del ejemplar definen el precio, basándose en el número de páginas, tipo de papel, tipo de cubierta, si lleva ilustraciones dentro o no, formato (15x21cm, etc.) y varias cosas más. Aun así, cada una impone un precio según sus gustos. Por ejemplo, en mi caso, por mi novela La venganza del diez de julio recibí dos ofertas de publicación de sendas editoriales del cuarto tipo (si llego a saber antes lo que sé ahora, dudo que hubiese siquiera enviado el manuscrito). Una, Chiado editorial, me decía que al salir el PVP sería de 14€, mientras que la que acepté porque me pareció más de fiar no me dio un precio hasta que ya me había decantado. Con las mismas características que hubiese tenido con Chiado, ha salido a la venta con Seleer con un PVP de 18€. Son 4€ más que marcan la diferencia, se notan a la hora de pagar y, por ende, son menos probabilidades de venta. AProvechemos para ver el beneficio. En el caso de Chiado, me hubiese llevado 1'4€ por cada venta, mientras que en Seleer son 1'8€. Por mi segunda novela, auto editada en CreateSpace y disponible en Amazon, saco mucho más, y está puesta a 15€. ¿Por qué? Porque no te llevas un 10€, sino más. Pero de eso hablaremos en el próximo post que versará solamente sobre la auto edición vía internet.


¿Qué sacamos en claro de todo esto?

Que, de los distintos tipos de editorial, la CONVENCIONAL es la mejor opción. Por ello, recomiendo lo siguiente: Termina tu obra, registra los derechos, envia el manuscrito a todas las editoriales convencionales que los acepten, auto edita en internet y haz que tu obra esté disponible en Amazon mientras esperas que el tiempo pase y te llegue una respuesta positiva. Con suerte, tendrás éxito en Amazon y llamarás la atención de alguna o vendas algo mientras aguardas y la respuesta positiva te llegue sin haber perdido ese tiempo intermedio del todo.
Que debemos tener mucho ojo con lo que se nos ofrece y contrastar siempre que podamos.Que debemos mirar las cláusulas con mucha atención y siempre estar atentos.
Que siempre que podamos permitirnos el hacerlo, debemos auto editar con editorial pues el beneficio, si nos movemos muchos y llegamos a mucha gente, es mayor.
Que si queremos que nuestro material llegue a librerías como, por ejemplo, la de nuestra ciudad, debemos asegurarnos de tener respaldo editorial, así que tenemos dos opciones: Una, lograr publicar con una convencional sin aportar dinero de nuestro bolsillo; y dos, optar por las de auto edición pagando nosotros pero teniendo mayor beneficio.
Que, a nivel personal, nos traerá mayor satisfacción el estar en las del grupo 1 que en las demás, aunque las del tercero sean una muy buena opción, pues nos aportan el respaldo que necesitamos y el control absoluto sobre las ventas y los beneficios y eso, aunque no queramos verlo a veces, nos dará mucha más tranquilidad.
Que, por nada del mundo debemos dejarnos engañar por las del grupo 2 y, si puede ser, tampoco por las del 4.
Y que me enrollo como una persiana. ¡Lo siento! Pero es que cuando me pongo a intentar explicar algo que considero importante siempre me pasa igual...

En fin, en unos días traigo el post sobre la auto edición vía internet y, no mucho más tarde, un nuevo tutorial, esta vez sobre CreateSpace. Seran varios; el de crear la cuenta, el de subir obras, y creo que uno más. 
Después puede que traiga una entrevista o una reseña, no lo tengo aún decidido. ¡Atentos al post de la auto edición!

¡¡Saludos!!

P.D.: Disculpad los errores ortográficos, no he pasado el corrector y andaba apurada al escribir, aunque no lo parezca por lo extenso.